La Calavera Garbancera, cumple 100 años de vida

Published on March 21st, 2012

Por: Alberto Rebelo.
“Las que hoy son empolvadas garbanceras, pararán en deformes calaveras”
Sin lugar a duda, los mexicanos tenemos muy presente la imagen de La Catrina, esa calavera que a pesar de estar muerta siempre sonríe a la vida, la misma que con su sombrero retacado de plumas y sus vestidos largos y encajados adorna los tributos a los verdaderos muertos cada que llega noviembre; pero pocos sabemos cuál es el significado y de dónde viene este peculiar personaje que hoy en día es una de las figuras más importantes de la plástica mexicana e indudablemente es un ícono de nuestra cultura.
El nombre original de este personaje es La Calavera Garbancera o simplemente La Garbancera; sí, éste fue el nombre que le dio su creador José Guadalupe Posada en 1912; el término “garbancera” es un vocablo con el que se conocía a las personas que siendo de sangre indígena renegaban de su propia raza, herencia y cultura, por tanto imitaban su modo de ser y de vestir: La Garbancera sólo utiliza un sombrero y carece de vestido.
Posada creó este personaje que fue grabado en una lámina de metal para satirizar las costumbres de aquellas mujeres en la época; pero fue hasta 1913 que La Garbancera dejó de ser sólo un grabado en metal, para ser entintado y debutar en un diario de circulación nacional, con un encabezado que decía “Las que hoy son empolvadas garbanceras, pararán en deformes calaveras” esto confirma lo que pretendía ilustrar Posada con el personaje.
Pero siguió siendo La Garbancera un cráneo con sombrero de plumas y no más, hasta que el muralista Diego Rivera retomó el personaje de Posada, le agregó atributos femeninos, la pintó tomada de la mano de su creador en el popular mural Sueño de una Tarde Dominical en la Alameda Central, y la coronó como La Catrina; ése fue el momento en el que las ideas de dos grandes maestros del arte en México se consolidó y tomó vida. De ahí partió el gran éxito de la consentida.
Hoy en día La Catrina es un ícono mexicano y mundial; es la muerte bien vestida, es la huesuda de las calaveras literarias, es la muerte que rima en las canciones y aún más; es pieza clave del arte popular y parte de nuestra historia. La Catrina ilustra festividades, se escucha su nombre en canciones, participó en un cortometraje y se ha puesto miles y miles de vestidos para modelar en infinitas obras plásticas.
Para el festejo de sus primeros 100 años de “vida”, se creó un billete de lotería con su imagen y se ofreció un ciclo de conferencias dedicadas al personaje, pero su festejo no queda ahí, el mejor regalo que puede tener es que siga profundamente grabada en la mente de los mexicanos como representante de nuestras costumbres y tradiciones y siga presente en el desarrollo del arte en México; exploren el maravilloso mundo que ha traído la vida en muerte de La Catrina.

Cortometraje :
Una producción de: Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), Calavera Films, Roberto Rochín, Videocine, Secretaría de Educación Pública, Lotería Nacional para la Asistencia Pública, San Pedro, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), Instituto Tecnológico de Occidente (ITESO), Universidad de Guadalajara, Grupo Modelo y New Art

Comentarios

Respuestas

Comment guidelines, edit this message in your Wordpress admin panel