coodigoCódigo de silencio, estrenada el 10 de Marzo en Netflix, es una película valiente pues su tema central causa controversia, asombro y -en lo particular- un poco de asco. Estamos acostumbrados a las típicas películas estadunidenses que nos hablan acerca de las fraternidades y sus ritos para ser parte de éstas, pero por primera vez alguien decidió plasmar el lado obscuro de todas estas pruebas. Pero eso no quiere decir que no sea una de las mejores películas originales de Netflix que se han estrenado en lo que va del 2017.

En primera instancia  la fotografía de la película es tan buena que en las escenas más fuertes logran causar un afecto de sentirte dentro de ésta, sobre todo hay escenas recortadas, es decir, vemos una pequeña parte de la escena pero no el climax de la misma, vuelve a aparecer otra parte de una escena que ya puedes ligar con la escena anterior, dejando el resto a cargo de la imaginación. Por otra parte, al hablar de un tema tan poco común y un tanto fuerte, las escenas aumentan de nivel con el transcurso de la película y es lo que le añade ese toque de suspenso ya que la trama no es nada predecible y mientras avanza crece la necesidad de saber qué pasará.

Durante la película aparecen personajes que en dos o tres escenas son relevantes -pero sólo en esas partes de la película- y después no aportan nada de importancia al trama ni al camino del personaje principal, es normal que existan este tipo de personajes para llenar huecos en las películas, pero en esta ocasión fue mala idea porque al darles tanta importancia en momentos anteriores se crea la expectativa de volverlos a ver durante la película o que después su participación será relevante, pero no.

cooodigo

Honor, hermandad, fuerza, liderazgo son palabras intocables en la película pero cuando se muestra la realidad de las novatadas -tan viles, crueles y denigrantes- desaparece todo signo de respeto hacia dichas fraternidades estadounidenses, ya que estas novatadas son más reales de lo que creemos.

Al ser una película que solo incluye en su reparto a actores de color, hay un trasfondo en el trama ya que no es solo el código de silencio que se debe tener acerca del mal trato hacia los novatos que quieren ser parte de las fraternidades; el protagonista hace referencia a lo que sus antepasados tuvieron que luchar para sobrevivir a la esclavitud y demuestra que permitir esas novatadas tan despreciables es como regresar el tiempo convirtiéndose ellos ahora en los opresores.

Código de silencio es una película bastante buena para personas con mente abierta, muy recomendable para aquellos que necesitan una cucharada de realidad.

coooodigo