DERECHOS HUMANOS

INSTANCIA INTERNACIONAL EN MÉXICO

LOS DERECHOS HUMANOS EN MÉXICO

Los Derechos Humanos son el conjunto de factores, prerrogativas, libertades y pretensiones de carácter civil, político, económico, social y cultural, incluidos los recursos y mecanismos de garantía de todos ellos, que se reconocen al ser humano, considerado individual y colectivamente.

El 13de febrero del 1989 se fundó la Dirección General de Derechos Humanos, como área dependiente de la Secretaría de Gobernación. El seis de junio de 1990 se le dio el carácter de subórgano desconcentrado y cambio su nombre a Comisión Nacional de Derechos Humanos. Esta comisión, dos años más tarde, en 1992, se volvió un organismo descentralizado. Al adicionarse el apartado B del artículo 102 Constitucional, la Comisión Nacional de Derechos Humanos se elevó a nivel Constitucional y se creó el Sistema Nacional no Jurisdiccional de Protección a Derechos Humanos. Apareció la figura del Ombudsman nacional y en septiembre de 1999 se determinó que el  presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se eligiera por votación de los miembros del senado.

El 10 de junio del 2011 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma en materia de Derechos Humanos. A partir de estas reformas, el efecto en el poder judicial fue notable: surgió un control de convencionalidad y se decida que las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos fueran consideradas vinculantes para los jueces mexicanos. Esta reforma debe estudiarse en conjunto con su gemela del 06 de junio del 2011, que reforma la ley de amparo. Ambas, en conjunto, sientan las bases para el desarrollo de una nueva sociedad en todos sus aspectos.

LA CONVENCIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

El día veintidós del mes de noviembre del año 1969, se adoptó, en la ciudad de San José de Costa Rica, la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La H. Cámara de Senadores del Congreso de la Unión, la aprobó el dieciocho de diciembre de1980, publicado el nueve de enero 1981.

El Gobierno Mexicano al aprobar dicha Convención realizó algunas aclaraciones en cuanto al contenido del artículo cuarto así como del doceavo de la convención. Sobre el artículo cuarto se mencionó que la legislación sobre la protección de la vida “desde la concepción” es competencia de cada Entidad Federativa, por lo cual no constituye una obligación adoptar o mantener en vigor legislación que proteja la vida. Por otro lado, sobre la libertad de culto religioso, se mencionó que el contenido del párrafo 3 del artículo 12 de la convención debe entenderse en el sentido que todo acto público de culto religioso deberá celebrarse precisamente dentro de los templos.

El Estado Mexicano respecto a la aplicación de la Convención, solo realizó reservas en cuanto al contenido del párrafo segundo del Artículo 23 debido a que nuestro país es una república laica, que separa las cuestiones políticas de las religiosas y no permite que los Ministros de los cultos tengan voto activo, ni pasivo, ni derecho para asociarse con fines políticos, según su artículo 130.

El contenido de la Convención está dirigido a que el ser humano alcance su ideal del ser libre, exento del temor y de la miseria con la finalidad de que pueda ser acreedor a los derechos económicos, sociales y culturales, civiles y políticos que permitan que alcance sus determinaciones para cumplir con la teleología que se ha propuesto.

La primera parte de la Convención se refiere a los deberes de los estados y derechos protegidos. Su contenido es muy similar a la parte dogmática de nuestra Constitución Política; sin embargo su alcance no debe menospreciarse, ni tampoco su aplicación, pues tener esta defensa por medio de la Convención implica otra oportunidad para hacer valer los derechos humanos de las personas que han sido violentados. La segunda parte se refiere a los medios de protección que existen de los derechos enumerados en la primera parte, en esta parte se describen la estructura y funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte interamericana de Derechos Humanos. La tercera y última parte se refiere a disposiciones generales y transitorias de la Convención.

Cualquier Estado miembro de la oEA se puede adherir a la Convención Americana de Derechos Humanos. Su ratificación o adhesión se realizará depositando el instrumento e la Secretaría General de la OEA.

Debemos mencionar cuando se nos habla de Estados Miembros en la Convención se refiere a Estados miembros de la OEA, mientras que los Estados Parte son aquellos que han suscrito, ratificado o  se han adherido a la Convención. Las reservas que se hagan a la convención deben ajustarse a las disposiciones de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados de 1969. La Convención Americana de Derechos Humanos puede ser objeto de enmienda y además pueden realizarse protocolos adicionales a ella, conforme a lo establecido en el artículo 76 de la misma Convención.

Los Estados miembros que sean parte de la Convención pueden denunciarla después de cinco años después de su entrada en vigor y mediante precavido de un año, conforme a lo dispuesto en el artículo 78.

LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

La Organización de Estados Americanos (OEA) es el organismo regional más antiguo del mundo. Fue crear en 1948 en Colombia con la Carta de la OEA ,que entró en vigencia en 1951. La finalidad de esta organización fue lograr un orden de paz y justicia entre los estados miembros de la organización. México fue uno de los países fundadores de la OEA. La Organización realiza sus fines por medio de siete órganos, estos son: la asamblea general, la reunión de consulta de ministros de relaciones exteriores, el consejo interamericano para el desarrollo integral, el consejo permanente, el comité jurídico interamericano, la secretaría general y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue creada en 1959 e inició sus funciones en 1960, es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que busca la protección y promoción de los derechos humanos en América.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en conjunto con la Corte Interamericana de Derechos Humanos conforman el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Es uno de los órganos de la OEA responsable de la promoción y protección de los derechos humanos, se integra por siete miembros elegidos por la Asamblea General, quienes ejercen sus funciones con carácter individual por un periodo de cuatro años reelegibles por una sola vez.

  1. Estructura, organización  y funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La Comisión actúa como órgano de representación de todos los miembros de la OEA; se compone por siete miembros que serán elegidos por la Asamblea General de la Organización, para un periodo de cuatro años con posibilidad de ser reelectos para otro periodo de igual duración. Los miembros los proponen los Gobiernos de los Estados miembros de la OEA por medio de una terna. Debemos mencionar que no pueden conformar la comisión dos miembros nacionales del mismo Estado.

La Comisión es un órgano autónomo, por lo cual ella dictará su propio reglamento; sin embargo, su estatuto solo lo preparará, pero lo aprobará la Asamblea General de la OEA. Por otro lado, los servicios administrativos de secretaría de la comisión serán desempeñados por la  especializada de la Secretaría General de la OEA.

Las funciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pueden resumirse en lo siguiente:  promover la observancia y la defensa de los derechos humanos; estimular la conciencia de los derechos humanos; formular recomendaciones a los Estados Miembros para que su normatividad interna persiga una protección de Derechos Humanos; preparar informes y solicitar informes a los Estados Miembros; atender las consultas que le sean hechas por los Estados Miembros; atender peticiones que contengan denuncias o quejas de violaciones al contenido de la Convención Americana de Derechos Humanos y; rendir un informe anual a la Asamblea General de la OEA.

  1. Procedimiento que debe seguirse ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Toda persona puede denunciar o quejarse de la violación de los derechos y deberes contenidos en la Convención Americana de Derechos Humanos a la Comisión. En caso de que un Estado decida alegar ante la Comisión el incumplimiento de la Convención por parte de otro Estado, el primero debe haberse sometido a la competencia de la Comisión.

En cualquier caso para poder presentar una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos humanos se debe: haber agotado todos los recursos y procesos de jurisdicción interna aplicables; presentar la petición a la Comisión en un término de seis meses a partir de que se notifique la resolución definitiva; que no se esté realizando otro procedimiento internacional; que la petición contenga el nombre, la nacionalidad, la profesión, el domicilio y la firma de la persona peticionante.

Si falta alguno de los requisitos mencionados, no se exponen los hechos que funden la petición, la petición sea infundada o sea reproducida de otra ya presentada, entonces la petición se declarará inadmitida.

El procedimiento ante la Comisión es relativamente sencillo. Primeramente se presenta la petición ante ella, la cual, de ser admitida, facultará a la Comisión para elabora un informe solicitando información al Gobierno de la autoridad demandada; posteriormente la Comisión verificará si continúa el motivo de la petición y de ser así examinará el asunto y realizará una investigación. Esta investigación, en casos urgentes puede realizarse desde el momento en que se admite la petición, con autorización del gobierno de la autoridad demandada. Luego de eso se buscará que las pares lleguen a un convenio; de lograrse el convenio se realizará un informe final y se notificará a las partes, de no ser así se realizará un informe que se notificará a los Estados interesados quienes no podrán publicarlo. Pasados tres meses a partir de que se notificó el informe al gobierno del Estado donde radica la autoridad responsable, el asunto, de no haber sido pasado a la Corte, a petición de parte o por medio de la Comisión, entonces la Comisión emitirá su opinión final así como sus conclusiones y decidirá si publicará el informe que dio a conocer a los Estados interesados o no.

 

captura-de-pantalla-2017-01-06-a-las-01-23-29

LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

La OEA desempeña sus labores por medio de siete secretarías (estas secretarías derivan de la Secretaría General, órgano de la OEA), pudiéndose establecer organismos especializados para cumplir determinadas funciones de interés común, entre esos organismos especializados encontramos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos se compone de siete jueces que sean nacionales de los Estados miembros de la OEA, para un periodo de seis años con posibilidad de ser reelectos para un periodo de la mismo periodo de tiempo. Está prohibido que dos jueces sean de la misma nacionalidad. Los candidatos a jueces se proponen por medio de una terna que realizan los Estados miembros de la OEA y será la Asamblea General de ésta organización la que decidirá quien ostentará el cargo.

Los jueces de la Corte IDH y los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos gozan de plena inmunidad al igual que los agentes diplomáticos además están restringidos para realizar cualquier actividad incompatible con su encargo y que pueda afectar su independencia. Ambos recibirán los emolumentos y presupuesto necesario para que realicen sus funciones de acuerdo a lo que determinen sus Estatutos. Las sanciones a estos miembros corresponden a la Asamblea General de la OEA y se deberá realizar a solicitud de parte de la Comisión o de la Corte IDH.

Debemos mencionar que los jueces no pueden ser recusados; sin embargo en caso de que el juez ostente la nacionalidad de uno de los Estados partes, o no lo fuere, se podrá designar un juez ad hoc.

También se debe señalar que la Comisión comparece en todos los casos ante la Corte IDH y que el Quórum necesario para que funcione la Corte IDH es de cinco jueces. Además, la Corte IDH, al igual que la comisión goza de autonomía para dictar su reglamento y su Estatuto, pero éste último se aprobará por la Asamblea General de la OEA.

Los requisitos para someter un caso a la decisión de la Corte IDH es que sea un Estado Parte o la Comisión quien pretenda someter el caso ante su decisión y que se haya agotado el procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La corte tiene como función conocer de cualquier caso relativo a la interpretación y aplicación de las disposiciones de la Convención Americana de Derechos humanos, siempre que los Estados partes se hayan sometido a su jurisdicción. La consecuencia de haberse violado el contenido de la Convención es que se garantice al lesionado en el goce de sus derechos así como la reparación del daño causado más el pago de una indemnización. En casos de urgencia la Corte IDH podrá incluso dictar medidas cautelares.

Otra función de la Corte IDH es dar su opinión sobre la compatibilidad de las leyes internas de los Estados con la Convención, así como dar su consultoría en materia interpretativa del contenido de la Convención y otros tratados internacionales en materia de Derechos Humanos que apliquen a los estados miembros de la OEA.

La corte fallará sobre todo asunto que le sea encomendado y deberá expresar la opinión fundada y motivada de los jueces que conozcan de el.  Este fallo es definitivo e inapelable; solo podrá ser reinterpretado dentro de los 90 días desde que notifique la resolución de la Corte IDH. Los Estados que sean parte de la Convención deben cumplir la decisión del fallo de la Corte IDH. La ejecución de la parte indemnizatoria de la resolución se podrá llevar conforme al procedimiento interno del Estado  para ejecución de sentencias.