Hari Sama es fundador de la casa productora Catatonia. Como director de cine publicitario, Hari es uno de los directores más premiados de la República Mexicana.

EL SUEÑO DE LU, su segundo largometraje recibió el premio a la mejor actriz en el Festival Internacional de Cine de Shanghai, premio a la mejor actriz en el 16 Festival de Cine de Málaga, El premio a la mejor actriz en la 55 Entrega del Ariel 2013, mención honorífica en el Festival Internacional de Cine de Morelia , y participó en decenas de importantes festivales alrededor del mundo. Fue elegida como la película a inaugurar la nueva cineteca nacional de México antes de tener un generoso estreno independiente.

Sus cortometrajes han participado en algunos de los festivales más reconocidos del mundo y ahora llegará a Escocia al Festival Interncional de los Derechos Humanos con su corto Ya nadie toca el trombón, en el cual nos muestra un poco de la vida que dejó Cuberto Ortiz, uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

En este corto nos muestra el otro lado de la moneda y quién era Cuberto, cuales eran sus anhelos y sus hobbies.

Es un cortometraje perfecto para sencibilizar a todo el público, Hari busca que al ver estas imágenes las personas que no les importa la desaparición de 43 personas se humanicen y piensen un poco en el dolor ajeno, pensar en el dolor de la mamá de Cuberto, de su abuelita y de todos sus allegados. Tal vez si lo conocemos más, si nos damos cuenta de que no era una mala persona y en las condiciones en las que viven en su comunidad podamos ser más abiertos y al menos no lanzar juicios al aire.

Por fortuna Ya nadie toca el trombón será proyectado a nivel internacional, quizá su impacto funcione para que halla un cambio en la mentalidad de nuestra sociedad

El director platicó que este corto es parte de un proyecto llamado Ayotzinapa 26, una recopilación de diversos cortos que buscan desde su trinchera hacer justicia y encontrar la verdad a un caso que sigue devastando a nuestro país.

Hari platicó también del profundo dolor y miedo que se siente en México, porque si bien el caso de los 43 de Ayotzinapa es el más atrós, a diario se viven situaciones desafortunadas que parecieran no acabar; y comentó que quizá la mejor manera de encontrar la luz en este sombrío país es hacer una crítica de instrospección.

Personalmente, felicito a Hari por su aportación social a este caso, porque todos podemos hacer un poco desde lo que hacemos, el no dar la espalda es una gran manera de mostrar solidaridad con el dolor de otros.