Los 2000, la tan fatídica era de las madres luchonas y cabronas, Mario Bautista, Memes, las redes sociales, y el eterno debate musical, la mejor conocida era de “los millennial’s”.

fea-millennial-mosaic-01-2014

 Pero, ¿qué sucede con la juventud actual?, ésos que juran cambiar el mundo, chicos que están entre los 15 y 29 años, los famosos “revolucionarios de las redes sociales”.

Los hijos de la era intermedia, no tan viejos, pero no tan jóvenes para creer que la vida es color de rosa, pero no les importa actuar como si lo fuera.

landscape-1438263799-edm

¿Crees que las antiguas generaciones querían esto para nosotros?

Chicas embarazadas a los 15 años, madres luchonas y cabronas que piensan que pueden seguir con su vida de desmadre, sin importar que tengan un hijo, niñas dispuestas a todo por el boleto de alguien que nunca van a conocer de verdad, cortar completamente su cabello porque su artista favorito tiene cáncer; o al menos, es lo que las tan afamadas redes sociales hacen creer.

Y éste es un tema de debate público, el poder de las redes sociales, y peor aún, el poder en manos de los jóvenes.

Una estudiante de la Universidad Alejandro Humboldt sostiene una pancarta mientras grita consignas contra el presidente venezolano Nicolás Maduro en una manifestación en Caracas, Venezuela, el jueves 13 de febrero de 2014. (AP Photo/Alejandro Cegarra)

¿Pero la juventud está del todo perdida?

No, no todo es malo, la vida siempre tiene dos caminos y ésta no es la excepción, así como solemos ser estúpidos, podemos ser emprendedores, crear nuevas fuentes de trabajo, innovar; es más, podríamos llegar a ser los Pepe’s y Toño’s del país.

Así que si tú eres un joven, que cree encajar en estas características, no te preocupes, no todo está mal, sólo sal a comerte el mundo y comienza a cambiarlo, deja de ser ese revolucionario quejumbroso, pon los pies en la tierra, recuerda que para cambiar hay que actuar.

Millennials-at-work_AckermanCo-Series