El tereftalato de polietileno, mejor conocido como PET por sus siglas en inglés, es el material con el que se hacen principalmente envases para diversos productos como lo son las botellas de agua.

Sin embargo y aunque el PET es bastante duradero y económico, tarda en degradarse aproximadamente 500 años, característica nada favorable para el medioambiente.

Por suerte, en el mundo se ha tomado gran conciencia sobre esto propiciando su reciclaje creando nuevos productos que van más allá de la ropa a base de este material.

PPP

Imagen: Internet

  • La carretera PlasticRoad.

Ya en un artículo pasado habías leído de proyectos para convertir las carreteras de asfalto común en solares que provean de energía a lámparas de calle o autos eléctricos; ahora, la idea es que sean de PET reciclado.

Así como lo leíste, nuevamente en Holanda desarrollan un proyecto llamado PlasticRoad con el que se busca que las carreteras sean de placas hechas a base de PET.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

La empresa responsable de la idea es VolkerWessels que ve en el PET una opción bastante viable pues su duración es hasta tres veces mayor que la del asfalto común.

El pavimento sería removido para dar lugar a placas huecas en cuyo interior podrían pasar conductos de agua, electricidad, gas o teléfono sin olvidar que el costo de las mismas sería bastante menor.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

Una incógnita es si en condiciones húmedas los carros puedan derrapar provocando accidentes por lo que para resolverla, la empresa iniciará varias pruebas en la ciudad de Rotterdam próximamente.

Sin embargo, aún se necesitan tres años para que el proyecto esté listo para la producción en forma pues también debe estudiarse si hacerle alguna reparación a los conductos interiores será tarea fácil o no.

  • Soga para porterías de fut.

En Argentina, un estudiante junto a un grupo de amigos de la escuela y con ayuda de su padre, han logrado llevar a cabo un proyecto para convertir las botellas de PET en soga.

La idea surgió como parte de una materia, pero con el tiempo y entusiasmo de los involucrados, se volvió realidad.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

Una máquina que hace hilos las botellas de plástico y que después los trenza para transformarlos en soga.

Al inicio era solo con afán de reciclar y reusar el PET, pero ya lo están viendo como posible negocio para las porterías usadas en el futbol, por ejemplo.

  • Armazones de lentes.

Roberto Alvarado y Adrián Ramírez, emprendedores mexicanos son los creadores del proyecto ICH que busca realizar armazones de lentes a base de reciclar PET.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

El objetivo es beneficiar a personas de bajos recursos que necesiten de lentes a través de un producto ecológico cuya fabricación es de costo bajo volviéndolos accesibles con el plus de ser más cómodos, ligeros y durables en comparación con los de marcas importadas.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

Gracias a este proyecto, recientemente ganaron el Premio Global al Emprendimiento James McGuire 2015 en la categoría de Egresados.

  • Silla de ruedas.

Por último tenemos a un grupo de universitarios del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), crearon una silla de ruedas compuesta en un 80 % de PET reciclado.

El restante 20 % es de piezas metálicas para hacerla más resistente y que aguante hasta 100 kilogramos de peso.

Imagen: Internet

Imagen: Internet

Para crearla, se llenan moldes con el plástico molido y se comprimen para que tomen forma, una vez hecho esto, las partes e unen con las piezas metálicas.

Su costo aproximado es de 600 a 800 pesos y esperan que la patente sea adquirida por alguna empresa para iniciar su producción en masa. Por lo pronto, esperan que quede lista el próximo año para donarla a hospitales públicos.