La escritura nos permite deducir mucho de la personalidad de cada uno de nosotros. Los grafólogos consideran la escritura como una expresión directa de los impulsos mentales emitidos por el cerebro y realizados por las manos al escribir; dichos grafólogos han relacionado unas 300 características grafológicas (trazos) con múltiples rasgos de personalidad.

La grafología es atacada y defendida por igual, pues dicha ciencia aún no tiene validez científica.

 

 

¿Realmente la escritura puede proporcionar características personales de quien la escribe?

Los grafólogos aseguran que la letra nos muestran rasgos de personalidad principales y complementarios, tendencias emotivas y hasta algunas enfermedades, como el cáncer y problemas cardiacos. Aun cuando los psicólogos recalcan que ni la grafología ni ninguna prueba de personalidad deben ser la única razón para juzgar la integridad y carácter de una persona. Entre las pocas cosas que la escritura no revela, aun con los mejores grafólogos es la edad, el sexo y la raza. Si la letra nos revelara la personalidad, sería sencillo conocer a todo el que nos rodea, pero la grafología no es una ciencia exacta.