Sin título-1

¿Cuántas veces hemos visto estos vergonzosos estados? Entendemos que es imposible dejar de compartir en nuestras redes sociales todo lo que hacemos diariamente, y que poco nos importa si los escribimos correcta o incorrectamente; tampoco vamos a negar el hecho de que somos unos adictos a las redes sociales y que subimos fotos hasta de lo que comemos pero, ¿es necesario dar a conocer tan aberrantes estados sólo porque #yolo?

He aquí algunos consejos que evitarán que pasemos vergüenza en todas nuestras redes sociales.

 

Plurales

Hay algunas reglas que se escuchan un tanto extrañas, pero que son ciertas, así que dejemos atrás la ignorancia y utilicemos correctamente las palabras.

El plural de las palabras que terminan en “R” es “Res”

  • Cáncer- Cánceres.
  • Fólder- Fólderes –aunque se escuche extraño-.
  • Tráiler- Tráileres.

 

¿Qué? ¿que las vocales también tienen plural? Sí, así es.

  • Áes – Hay muchas áes en tu nombre, Anacleta.
  • E- Es
  • Íes
  • O- Óes
  • U- Úes

 

Tú y Tu

Esta confusión es muy común, aunque es más sencilla que cualquier regla ortográfica. “Tú” es un pronombre personal y “Tu” es un posesivo.

Ejemplo: Tú me gustas, pero tu perro apesta.

 

De y Dé

Quizás esta regla se vea muy poco, lo triste es que no se ve porque nadie la sabe, así que empecemos a usarla.

“De”, es una preposición y “Dé”, es del verbo de dar.

Ejemplo: Dile a tu papá que el día de mañana te dé tu domingo.

 

Haber y A ver

 No digamos que no, este error lo hemos cometido al por mayor, pero debemos entender que “Haber” es un verbo.

Ejemplo: – Debe haber algo de comer.

– A ver si mi mamá hace mole mañana.

 

Por qué, Porque y Porqué

Existen cuatro tipos de porqués, pero para evitar que nuestro dolor de cabeza sea mayor, sólo hablaremos de los tres más importantes.

“Por qué” se usa para preguntas directas e indirectas.

“Porque” se utiliza para responder y aclarar.

“Porqué” éste sólo se utiliza después de un artículo –el, los, un, unos-.

Ejemplo: -¿Por qué te gusta ese tipo tan feo?

-Porque me ama como ninguno.

– Jamás sabré el porqué de ese amor tan absurdo.

 

Estas palabras cambian según sus acentos, pero hay otras que sobre ninguna circunstancia llevan acento como: “Ti”, “Fue”, “Dio” y “Vio”.

 

Sabemos que muchísima gente comete éstos y otros errores, y que no necesita un pequeño repaso para recordarlas, sino regresar a la primaria para que se aprendan estas reglas. Pero como esto es imposible, no estaría mal pensar –sólo de vez en cuando- en leer un poco más.