Existe un gran debate en torno a si los animales predicen desastres naturales o no pues han habido casos en los que horas o días antes de un tsunami o terremoto, diferentes especies tuvieron un extraño comportamiento e incluso abandonaron el lugar en el que estaban, para pasado el fenómeno, regresar como si nada.

J

Imagen: Internet

Una de las probabilidades para asegurar que sí pueden hacerlo es que los animales tienen una capacidad extrasensible que les permite detectar las ondas sísmicas primarias que son capaces de viajar en materiales sólidos y en líquidos y así reaccionar hasta dos minutos antes del suceso.

Foto: Internet

Foto: Internet

De acuerdo al estudio “Predicción de terremotos por animales: Evolución y percepción sensorial” del investigador Joseph L. Kirscvink del Instituto de Tecnología de California, los animales podrían predecir los sismos con un sistema de detección de cambios magnéticos en la tierra, humedad e inclinación parecido a como perciben a los depredadores.

Foto: Internet

Foto: Internet

Ejemplo de esta peculiaridad animal en desastres naturales es el tsunami que azotó Indonesia en el 2004. Aquel día, los elefantes que trabajaban en la playa de Lak como medio de transporte de turistas emitieron llantos desesperados sin que sus cuidadores pudieran calmarlos.

Foto: Internet

Foto: Internet

Al presenciar la enorme ola que se acercaba, comenzaron a correr colina arriba por la selva recogiendo incluso a personas en el camino y llevándolas en sus lomos. Pasado el fenómeno y al regresar al lugar, no fueron encontrados cadáveres de animales lo que supone, también huyeron ante la llegada del maremoto.

Foto: Internet

Foto: Internet

Otro caso parecido pero con sapos y en China, fue el terremoto sucedido en Mianyang en mayo de 2008. Dos días antes del siniestro, miles de batracios huyeron a la ciudad de Taizhou siendo adjudicado por expertos al cambio climático.

Foto: Internet

Foto: Internet

Al respecto, un estudio de la Open University en Reino Unido hecho en 2011, lo atribuye a que las tensiones acumuladas en las líneas de falla de los terremotos liberan partículas con carga eléctrica que producen cambios químicos en las aguas subterráneas lo que los llevaría a buscar otros estanques.

Foto: Internet

Foto: Internet

En cuanto a erupciones volcánicas, en 1902, en la isla de Martinica del mar Caribe, los animales huyeron despavoridos hacia las playas antes de una erupción en la que 30 mil personas fallecieron. Algunos animales se lanzaron al agua para protegerse incluso si no sabían nadar.

Foto: Internet

Foto: Internet

Y así como estos casos, existen muchos más que pueden indicarnos que los animales sí cuentan con ese famoso sexto sentido para predecir no solo fenómenos naturales, sino también muertes o accidentes de sus amos en el caso de las mascotas.

Ustedes ¿qué opinan?, ¿casualidad o realidad?, comenten sus pensamientos.