Millones de kilómetros son recorridos a diario en todo el mundo por otros millones de automóviles propiciando así, contaminación tanto a la atmósfera como a los lugares por los que se pasa sin contar el molesto ruido generado cuando el tráfico está en su punto más alto y los conductores no hacen más que tocar el claxon y gritar.

Sin embargo, un proyecto que está dando mucho de qué hablar y cobra más fuerza nos hace pensar que todo lo anterior, pasa a segundo plano. La idea es que las carreteras sean, en vez de asfalto, de paneles solares que doten de energía a automóviles eléctricos mientras estos ruedan sobre ellos además de proveer energía a luces, semáforos y casas.

Brusaw

Foto: www.solarroadways.com

Solar Roadways fue creado por Julie y Scott Brusaw, una pareja estadounidense cuyo objetivo es cubrir las carreteras expuestas al Sol con paneles solares para dejar de depender de los combustibles fósiles promoviendo los vehículos eléctricos.

El método no es tan simple, ni su costo, barato. Cada celda mide 30×30 cm y está compuesta por tres capas; la primera es de material resistente, rugoso y translúcido para filtrar la luz del Sol incluyendo iluminación LED y elementos calefactores. La segunda tiene las células solares y la última es la que distribuye la energía acumulada y hacer funcionar la primera capa.

SolarRoadways2

Foto: www.solarroadways.com

La pareja Brusaw asegura que introducir los paneles es más caro que asfaltar y como primera inversión solicitaron a la comunidad un millón de dólares para emprender el proyecto recibiendo más de 1 millón 800 mil.

Lo primero es empezar por algo local como patios, aceras, estacionamientos o parques para observar el funcionamiento, percatarse de errores y perfeccionar el modelo. Una vez hecho esto, se procederá a adaptarlo a la vía pública y finalmente, a las carreteras de todo Estados Unidos.

SolarRoadways

Imagen: www.solarroadways.com

Para hacerlo más rentable, los Brusaw buscan que cadenas de comida rápida y centros comerciales adopten estos paneles en sus estacionamientos para ofrecerle a sus clientes con vehículos eléctricos recargarlos de manera gratuita y a su vez, reducir su consumo de electricidad.

Mientras Solar Roadways apenas se encamina en las carreteras solares, Holanda ya tiene su primer ciclovía solar generando 140 kilowatts diariamente con 70 mts de vía, lo que alcanza para proveer de energía a casi tres casas. El proyecto allí es SolaRoad que pretende cubrir al menos 20 % del total de las ciclovías para 2016.

SolaRoad

Foto: Internet

Sin duda, buenos proyectos que, aunque caros, merecen el apoyo tanto del gobierno, la iniciativa privada y la comunidad en general para ofrecerle una alternativa más amigable al medioambiente.